About Me

¿La carencia en el seguro de decesos?

¿Qué es el seguro de decesos?

La póliza de decesos es aquella que contratamos con una compañía de seguros, a través de la cual, la compañía asume los costes y gestiones del fallecimiento del asegurado, a cambio de una contraprestación, que es la prima de seguro.

Básicamente, cuando contratamos este tipo de pólizas, estamos contratando una determinada suma asegurada y unos servicios. La suma asegurada será el importe máximo que la compañía tomará a su cargo por los gastos generados por el sepelio.

Esta cuantía se calcula a través del propio sistema informático de la compañía y en función al código postal de residencia del asegurado, entre otros factores como la edad o el estado de salud.

Si queremos, podemos modificar esa cantidad al alza.

Alcance de la cobertura. Cantidades y/o sumas aseguradas.

Actualmente, la suma asegurada cubre todo lo que los familiares del difunto deseen contratar. Es decir, el traslado nacional o internacional desde el lugar del fallecimiento (si está contratado en póliza), el coche fúnebre,  la autopsia, el arca y el nicho durante cinco años o bien la incineración del cuerpo. También, los servicios de tanatorio, corona y esquelas, misa, servicio de catering y la lápida.

Las aseguradoras no establecen una cantidad fija para cada partida, sino que se deja a libre elección de los familiares, con la única limitación de la suma asegurada que posteriormente la compañía de seguros pagará a sus proveedores.


Esto quiere decir que los familiares pueden elegir, por ejemplo, el arca fúnebre que deseen sin ceñirse a una determinada cantidad, lo mismo con la corona u otros servicios.

El único límite que pone la compañía es la suma asegurada contratada en póliza para el sepelio. De esta forma, si hay contratada, por ejemplo, una suma asegurada de 3.500 €, como familiares debemos de tener en cuenta, que esa es la cantidad total que pagará la compañía.

Ocurre en multitud de ocasiones, que el coste del sepelio, por unas circunstancias u otras, supera en poco el importe contratado en póliza.

Esto es habitual cuando la funeraria visita a los familiares para que éstos escojan lápida. Aunque pasa desapercibido para la mayoría de nosotros, el "arte funerario" hace que, en esos momentos duros en que hemos perdido a un familiar querido; tengamos la necesidad de elegir una buena lápida que tenga cierta simbología para nosotros.

Lápidas con frases y dibujos esculpidos con láser, esculturas de bronce, mármoles especiales, cerramiento de cristal del nicho, floreros, etc. etc.

Todo esto suma,y finalmente, puede elevar el coste del entierro.

Capital adicional

Hay algunas compañías, como es el caso de GENERALI, que permiten contratar en póliza por muy poco más, un importe adicional llamado "Capital adicional para gastos de sepelio". 

La cantidad de esta garantía suele rondar los 350 €, aunque podemos aumentarla. El fin primordial de esta cobertura es atajar el problema desagradable que se presenta cuando existen pequeñas diferencias entre el coste total de las exequias y lo contratado en póliza. Diferencias que acaban pagando los familiares con cierto desazón hacia la compañía.

Una de las cosas más importantes de tener un seguro de decesos, es que trasladamos a la aseguradora la responsabilidad de las gestiones en esos doloros momentos. Además, el asegurador pone también a disposición de los familiares una serie de servicios añadidos incluidos.

Entre otros, servicios como asistencia en viaje, ayuda a domicilio, atención psicológica, y por supuesto, el servicio de gestoría que incluye abogado.

Tengamos en cuenta que, tras un fallecimiento, ha de solicitarse documentación diversa para cuestiones como, la comunicación administrativa del fallecimiento, el testamento, reclamación de seguros de vida, herencia, cese de la vida digital, etc.

Otras garantías que pueden contratarse junto a esta modalidad de seguro

Es frecuente que muchos productos de decesos ofrezcan al asegurado cobertura por garantías adicionales que se pueden o no contratar y que no tienen que ver mucho con la esencia del ramo.

Garantías como:

- Un capital por fallecimiento o invalidez permanente por accidente
- Hospitalización por accidente o enfermedad
- Repatriación de extranjeros residentes en España
- Accesos a determinados servicios médicos y dentales

etc,

Debemos elegir siempre la póliza de decesos pura

Hay que considerar que la prima de nuestro recibo de decesos irá incrementando sustancialmente su importe a medida que vayamos cumpliendo años, ya que no es lo mismo asegurar a una persona joven que esté sana, que a una persona de mediana edad que empieza ya teniendo sus achaques.

Si elegimos una póliza de decesos a través de la cual podamos acceder a determinados servicios, no te quepa la menor duda que, al final, vas a acabar pagando por esos servicios.

La prima del seguro ya no sólo te subirá por la edad, o la actualización de la suma asegurada y los precios de proveedores; también tu subirá por haber hecho uso de los servicios contratados.

Por ese motivo, lo ideal es que contratemos una póliza exclusivamente para el deceso del asegurado.

¿Qué es la carencia en el seguro de decesos?

La carencia es el período de tiempo, desde que se formaliza la póliza, hasta que tienes cobertura por el seguro contratado.

Para poder contratar el seguro de decesos la compañía te somete a un cuestionario de salud, que puede ser digital o por teléfono. Mediante este formulario, la compañía valora la asunción del riesgo que supone para ella, asegurar tu deceso.

Para evitar el fraude, las aseguradoras suelen incluir cláusulas en sus contratos haciendo referencia al período de carencia o los períodos de carencia que establecen para todas o algunas garantías.

¿Se puede eliminar la carencia?

Se suele eliminar la carencia si tenemos contratado un seguro previo de decesos y lo único que queremos hacer es un cambio de compañía.

Para ello te pedirán el último o últimos recibos pagados del seguro de decesos que tenías hasta ahora. Si no tienes ningún seguro anterior, no podrás librarte de la carencia.

La carencia y el formulario de salud como métodos disuasorios 

El período de carencia y el cuestionario de salud son elementos que las compañías tienen a su alcance para salvaguardar sus intereses ante aquellas personas que quieren contratar un seguro de decesos.

La picaresca, y más en España, se da en múltiples ámbitos de la vida, y aunque parezca mentira, el ramo de decesos no es menos. Contratar por poco un seguro para evitar que tu familia cargue con el coste total de un entierro es algo que pasa por la cabeza de mucha gente en muchas circunstancias.

Por eso, es frecuente que la gente mienta en el cuestionario de salud.

Período de disputabilidad

Cuando contratamos un seguro de decesos se abre lo que se conoce como un período de disputabilidad. Generalmente, se puede hacer efectivo durante el primer año, aunque en la práctica muchos de estos casos se resuelven en los tribunales.

¿Esto qué quiere decir?

Pues quiere decir que, si durante el primer año del seguro, ocurre el deceso del asegurado, la compañía de seguros puede investigar el historial médico del fallecido para comprobar si realmente, dijo la verdad en el cuestionario de salud.

Si no dijo la verdad y firmó documentos físicos o digitales; reconociendo su declaración de salud, la compañía puede acudir a los tribunales para evitar pagar los importes que se les reclame por fraude del asegurado.

Publicar un comentario

0 Comentarios