About Me

Una nueva técnica cerca el fraude del latigazo cervical

La lesión cervical

El esguince cervical o whiplash es una lesión de la columna cervical que habitualmente viene asociada a accidentes por colisión de vehículos.

La lesión en sí se produce al forzar el cuello tras una violenta sacudida de la cabeza originando movimientos bruscos del mismo en diversas direcciones.

Esta lesión puede ser más o menos intensa, y hasta el momento, no se podía probar si el paciente realmente lo padecía o era fingido.

Según informa la DGT, el mayor número de accidentes de este tipo, se producen en zonas urbanas a baja velocidad, y en muchas ocasiones, no se aprecian daños significativos en los vehículos implicados en los siniestros.



Hasta el momento, la jurisprudencia de los tribunales se basaba en los principales estudios europeo, estudios como el de Folksam, que establecen que si no se han producido daños en los vehículos, las lesiones en las personas necesariamente han de ser mínimas, y por tanto, no conllevan un período superior a los 30 días de curación. 

En este sentido, y para dar respuestas a muchas de las preguntas que se plantean en estos casos, los juzgados han admitido el informe pericial para determinar el nexo de causalidad entre las lesiones y el accidente.

¿En qué se basa este informe?

Existen cuatro aspectos fundamentales para el estudio de la biomecánica de la colisión:

1.- Mecánica del accidente: hay que determinar de qué forma ocurre la colisión, el estado y el peso de los vehículos implicados (la masa resultante de la suma del peso de los vehículos, el combustible, los ocupantes, los objetos transportados en el maletero, etc), la deformación provocada en ambos vehículos a consecuencia de la colisión. 

Todos estos cálculos ayudarán a determinar la magnitud del golpe y la relación existente entre el mismo y las lesiones que se declaran.

2.- Elementos de seguridad incluidos en ambos vehículos: existe en la actualidad una gran cantidad de elementos de seguridad que nos protegen de los temidos impactos y colisiones. 

En este apartado se trata de aclarar si los sistemas de seguridad instalados en el coche estaban bien colocados por los conductores implicados. Tal es el caso del cinturón de seguro o el reposacabezas.

3.- La posición de los ocupantes en el interior de ambos vehículos: es fundamental que los ocupantes de los vehículos vayan adecuadamente sentados en sus respectivos asientos para que los elementos de seguridad puedan cumplir bien con su cometido.

Por tanto, la posición de los ocupantes del vehículo determinará el riesgo de lesión que han podido sufrir en el accidente.

4.- Estudio de la velocidad de ambos vehículos (antes y después del accidente): está demostrado que la colisión a bajas velocidades no conllevan para el sujeto un estrés superior al que le produce sus actividades cotidianas.

5.- Criterios profesionales como el criterio etiológico, criterio cronológico, criterio topográfico, etc.

Jurisprudencia

Basándose en estos métodos de investigación, algunas sentencias judiciales han incorporado a sus fundamentos estas teorías.

Así la sentencia de la AP de Murcia, de 17 de julio de 2000, incorpora lo siguiente:

"(…) en los accidentes de tráfico que se producen a una velocidad inferior a 15 km/h, las fuerzas biomecánicas que se trasmiten a los ocupantes del vehículo son inferiores a la que el cuerpo soporta en actividades cotidianas como deambular, corre o saltar, actividades cotidianas en las que no se suelen Producir lesiones, tesis cuya traslación al caso enjuiciado comporta la imposibilidad de apreciar protusión discal no acompañada de la sintomatología que le es propia (…)"

Todo esto tiene fecha de caducidad, así como los fraudes asociados a este tipo de lesión. 

Una nueva técnica 100% fiable

La Fundación Mutua Madrileña ha financiado un estudio a través del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, que ha desarrollado un método basado en técnicas de imagen, que permite visualizar la presencia del dolor en pacientes con esguince cervical crónico tras un accidente de tráfico.

Se ha podido «comprobar si, tras la aplicación de un estímulo doloroso con calor en la mano, los mecanismos normales para inhibir el dolor están o no alterados», nos indica Andrés Barriga, coordinador de la investigación y jefe de Traumatología del Hospital de Parapléjicos.

La técnica se basa en la espectroscopía en resonancia magnética de 3T. «Para esta finalidad se ha diseñado por parte del Servicio de Radiología de Parapléjicos, junto con ingenieros especializados, una antena de cabeza especial de 32 canales, con la que podemos identificar marcadores del dolor y ver en qué áreas del cerebro hay modificación en el perfil metabólico en determinados núcleos cerebrales, según la existencia de dolor crónico, tanto si es neuropático como somático».

Según la Mutua Madrileña más de 25.000 personas al año se ven afectada por este tipo de lesiones. La gran mayoría de pacientes mejoran tras un tratamiento de rehabilitación, aunque hay pocos pacientes que desarrollan dolor crónico.

Los resultados de esta investigación prometen, tratar en urgencias o al poco tiempo del esguince, a los pacientes que presentan dificultades para inhibir el dolor en fase aguda. «De esta manera podemos adelantar la terapia, tratarlos por ejemplo con técnicas de neuromodulación o aplicar la medicación más adecuada».

A partir de ahora, los fraudes por este tipo de lesiones, no sólo van a poder contenerse de una manera mucho efectiva, sino que además,  las compañías podrán tomar medidas procesales por un delito de estaba contra todos aquellos asegurados que pretendan defraudar a la compañía.


Publicar un comentario

0 Comentarios