About Me

El Seguro Agrario frente al Cambio Climático

El Cambio Climático, una realidad abrumadora

Cuando pensamos en hacer una póliza de seguros para cualquier riesgo, sea un vehículo, un hogar, o un seguro de vida, queremos cumplir con el objetivo principal de todo aseguramiento, y éste no es más que trasladar nuestra responsabilidad patrimonial a la compañía.

Ninguna de las fuentes científicas o periodísticas a las que tenemos acceso, auguran un buen futuro en lo que se refiere al clima. Hace bastantes años que la comunidad científica lo viene advirtiendo con informes, previsiones y modelos informáticos que recrean cambios en nuestro entorno más que significativos.

Fenómenos meteorológicos, propios de otras latitudes, se están desplazando hacia lugares que tradicionalmente contaban con unas características climatológicas diferentes.


En nuestro país, periódicos tan prestigiosos como el ABC, se hacen eco de las previsiones futuras que pintan los modelos. Así se informa en un estudio realizado por el Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zurich, publicado en la revista “PLOS ONE”, en donde se analiza cómo será el clima a mediados de siglo en más de 520 ciudades.

Y, aunque la inmensa mayoría de gobiernos y mandatarios, auspiciados por los grandes lobbies económicos; hacen oídos sordos a los continuos toques de atención de la plana científica internacional, la subida de las temperaturas en todo el planeta y el cambio climático, parecen hoy algo muy evidente.

Del estudio se desprende que Europa tendrá en 2050, veranos más cálidos, concretamente, se prevé un aumento de 3,5 grados de media, aunque con toda seguridad, la situación sea peor.

Los autores de este interesante informe predicen que Madrid, tendrá a mediados de siglo, el mismo clima que actualmente Marrakech. El tiempo en Londres, se asemejará mucho al clima actual de la ciudad de Barcelona.

Gran parte del territorio español, tendrá un clima parecido al que actualmente tiene África, lo que dará como resultado inviernos cálidos y secos, con poca probabilidad de precipitaciones, mientras que en verano, los periodos de seguía se incrementarán progresivamente.

¿Qué futuro le espera al sector agrícola en España?

Un futuro muy difícil lleno de incógnitas, ya que las épocas de siembra y recogida de cultivos variarán en el tiempo sobre grandes extensiones de terreno, que seguirán estando a merced de los elementos.

Quizás, en una manera de intentar controlar las situaciones que se den en el futuro, se extenderá la agricultura de invernaderos. Unos invernaderos mejor preparados y acondicionados que, sin embargo, no podrán albergar el ritmo de producción actual ni podrán ser soportados económicamente por los pequeños y medianos agricultores.

Aunque no sabemos por cuánto tiempo, en la actualidad, contamos con un medio de protección para el campo, lo que se conoce como Seguro Agrario.

Realmente es un reaseguro, es decir, un sistema formado por varias compañías aseguradora -un pool de entidades aseguradores, en la actualidad 21 - que se reparten la responsabilidad privada.

Esto quiere decir que en caso de tener que hacer frente a indemnizaciones millonarias cubiertas por la póliza, se reparten la cuantía de la indemnización, cada aseguradora indemnizará una parte del total.

Al mismo tiempo, este sistema está amparado por una cobertura de carácter público, que entra en vigor en los supuestos declarados de catástrofe atmosférica, y que corre a cargo del Consorcio de Compensación de Seguros, siempre que exista hecha sobre la explotación una póliza privada.

Pero, ¿por cuánto tiempo las compañías de seguros van a cubrir estos riesgos?

En los dos últimos ejercicios, la siniestralidad de este tipo de pólizas se ha disparado exponencialmente. De hecho, 2018 es el segundo año más severo de la Historia del seguro agrario en España, con una siniestralidad que elevó las indemnizaciones hasta los 755 millones de euros, y 1.4 millones de hectáreas siniestradas.

Por delante, el año 2012, con indemnizaciones de más de 800 millones de euros. Aunque, 2017, el año de mayor sequía registrado en nuestro país, elevó las cantidades satisfechas hasta los 738 millones de euros.

Los datos confirman la peor década para el campo español, azotado por fuertes heladas, temporales de viento y reiteradas tormentas de pedrisco que arrasan las cosechas.

En lo que coincide el sector es que estamos atravesando en las últimas décadas una gran incertidumbre, con fenómenos meteorológicos cada vez más frecuentes y virulentos, lo que demuestra la necesidad de contar con un seguro agrario que mitigue las pérdidas económicas.

Publicar un comentario

0 Comentarios